dimecres, 2 de novembre de 2016

Secrets d'una mirada (8)

El millor plat de fideus 

de la meva vida !

Volem presentar aquesta vegada a Secretes d’Una Mirada, el testimoni d’un usuari que aquests dies ha passat pel nostre alberg i ha volgut deixar-nos el seu agraïment. Persona d’uns quaranta anys, ben formada, amb estudis, atent i educat, de nacionalitat espanyola i amb la vida resolta. Aquí teniu la seva carta que segur ens farà pensar i reflexionar.

Hola a todos.
Me pedisteis que escribiera anoche sobre el paso de mi existencia por el albergue. Pero cuando terminamos de charlar, ya era hora de “luces fuera” y no pude hacerlo. Así que ahí me tienes, a las cuatro de la mañana, escribiendo casi a oscuras.
Sólo diré que soy como cualquier persona “normal”, con una familia buena, con un perrito que llevamos a la peluquería para que esté bien guapo. Bueno, en realidad, yo creía ser, si no igual, incluso mejor que las demás personas. Porque claro, ¡Mi televisor es más grande que el tuyo!. Quien iba a pensar que, por unas circunstancias que ahora no vienen al caso, una persona “normal” como yo, acabaría durmiendo en un portal u pasando frio. Y cuando esto ocurre, tenemos la gran suerte de que hay gente, como la Fundació Trobada, que te acoge, te dan un sitio donde dormir; donde al menos no estás solo y te dicen:”¿Quieres un plato de sopa?”.
Y es que en realidad, todo este escrito se podría resumir en un delicioso y caliente plato de sopa que jamás olvidaré. Por eso, y para terminar, me gustaría que la gente comprendiera que en un albergue hay gente “normal”, como tú y como yo. Sólo que necesitada. Necesitada de muchas cosas, porque algunos lo han perdido todo. Porque un albergue, es un sitio donde se da un plato de comida a alguien que de verdad lo necesita y tenemos que empezar a dejar de concebir la palabra “albergue” como una cosa estigmatizada.
Muchísimas gracias por acogerme cuando no tenía nada, y por ese delicioso plato de sopa caliente de fideos que nunca olvidaré.
Gracias Rafel, gracias María. Y gracias a todos los voluntarios.
Un abrazo muy fuerte. ¡Vuestra labor no pasa desapercibida!
Jorge

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada